Procesamiento del café

Los granos de café son las semillas de frutos que parecen cerezas y tienen una piel roja (el exocarpio) cuando maduran. Por debajo de la pulpa (el mesocarpio), se encuentran dos  granos aplanados el uno contra el otro, cada uno de ellos recubierto por una especie de  pergamino. Por debajo del pergamino los granos están cubiertos de otra membrana más delgada, una piel plateada (la semilla revestida). Cada cereza contiene en general dos  granos de café; cuando hay sólo uno, toma una forma más redondeada y se llama caracol. Hay   que quitar los granos de café del fruto y secarlos para poder tostarlos, y eso puede  hacerse con dos métodos: El de vía seca y el de vía húmeda. Cuando se termine ese proceso, el grano de café sin tostar se llama café verde.

Método vía seca.

Método vía húmeda.